logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

Ómicas y alimentación funcional

El camino recorrido para considerar las tecnologías ómicas como prioritarias para el sector de la alimentación funcional tiene su origen en 2004, con la publicación de la secuencia completa del ADN humano, con la genómica como tecnología central. Desde entonces, el progreso científico y tecnológico de estas técnicas ha abierto las puertas a nuevas fronteras del conocimiento en multitud de ámbitos científicos y a nuevas aplicaciones, productos y servicios en su dimensión industrial.

Tecnologías de las ciencias ómicas

Como disciplina científica, las ciencias ómicas engloban tecnologías  ya conocidas y algunas de aparición más reciente, como la epigenética o la metagenómica -para el estudio de la microbiota-, junto con los avances en herramientas computacionales aplicadas a la bioinformática, nos proporcionan la visión de conjunto para comprender los procesos biológicos que subyacen en la totalidad de un organismo.

La genómica: estudio del genoma y función de los genes.

La proteómica: estudio de la estructura, función, localización e interacción de proteínas

La transcriptómica: estudio del mRNA y la expresión génica.

Metabolómica: estudio de los metabolitos y productos metabólicos.

Lipidómica: estudio de las especies lipídicas existentes en una célula o sistema biológico y las vías y redes metabólicas que las relacionan.

alim

Las ciencias ómicas, reto para la competitividad de la industria alimentaria

La salud es uno de los principales motores de decisión del consumidor y un atributo incuestionable para dotar de valor añadido a un alimento y hacerlo atractivo para el cliente.

Por su parte, las tecnologías ómicas profundizan en el conocimiento de cómo los alimentos repercuten en la prevención o la evolución de las enfermedades; permitiendo así mejorar la nutrición humana y sus consecuencias para la salud. Aún así, y a pesar de su enorme potencial, en la actualidad la incorporación de las tecnologías ómicas a la I+D empresarial del sector de la alimentación saludable es todavía residual.

La Red Tecnomifood se crea para impulsar el desarrollo de ingredientes y alimentos funcionales y nutracéuticos mediante la aplicación de tecnologías ómicas. Está compuesta por cinco Centros Tecnológicos de referencia a nivel español y europeo referentes en la generación de conocimiento científico para avanzar en el estado del arte del uso de las ómicas en el ámbito alimentario y su transferencia empresarial.

Las tecnologías ómicas y la competitividad empresarial

Nuevos productos

La competitividad entre empresas pasa por ser pioneros en nuevos productos con un efecto saludable absolutamente demostrado para que este atributo se plasme en el etiquetado del alimento.

Productos diferenciales

La industria alimentaria tiene como reto, desde hace años, el uso de las tecnologías ómicas para la creación de nuevos productos diferenciales que atiendan las tendencias sociales y aquellas planteadas por el consumidor

Mejora de los alimentos

Para el sector alimentario, el uso de estas tecnologías facilita, por ejemplo, el descifrar el genoma de materias primas de uso industrial (animales, vegetales y microorganismos) y, por consiguiente, poder plantear de forma más racional abordajes moleculares en el diseño de alimentos con ingredientes que mejoran sus cualidades físico-químicas, organolépticas y nutricionales.

Mejora de los procesos

La aplicación de tecnologías ómicas genera un mayor conocimiento de los procesos moleculares y celulares asociados al metabolismo de la nutrición y del efecto fisiológico de alimentos funcionales.

Redtecnomifood